El mundo es un espejo que refleja lo que piensas de él

Efectivamente, según los principios del Transurfing basado en la física cuántica, el mundo es un espejo que refleja tu actitud.

Hemos sido educados a base de creencias limitantes, y todo está perfecto, incluso en eso, ya que quien quiere “despertar”, despierta. Despertar no es mirar a fuera, sino mirar adentro, ver las creencias que me limitan y que me impiden ser el creador de mi propio mundo. Quien despierta no está a merced de las circunstancias, sino que sabe, que él elije sus circunstancias.

Nadie dijo que fuera fácil

Es un momento de “arremangarse” y aprender, incluso de desaprender todo aquello que ya no sirve en este momento de la existencia humana.

Ya no sirve quejarse, ya no sirve mirar afuera como si todo lo que sucede no nos corresponde, como si los demás fueran los responsables de nuestras “heridas” y nuestros “males”, como si nosotros no tuviéramos nada que ver con la realidad que se nos presenta ante los ojos.

Jung decía: “Quien mira afuera, sueña, quien mira adentro, despierta”. No hay despertar sin esa mirada hacia el interior, que me permita ver y comprender mis pensamientos, mis actos, mi comportamiento, una mirada empática, sin juicio y por lo tanto, una mirada consciente. Si puedo hacer esto conmigo, lo haré también con las personas que me rodean, y lo haré con el mundo. Pues seré consciente de que al igual que yo, todos hacemos lo que podemos y lo que sabemos. Estamos aprendiendo y este aprendizaje, implica romper con esquemas y patrones ancestrales de miedo, culpa, vergüenza, rabia….

Lo que ocurre que para tomar todo eso, hay que mirarlo, y ser consciente que es energía, no es ni buena, ni mala, cuando puedes tomarla y aceptarla, reconocerla sin juicio, pues la comprensión nos lleva a la aceptación, entonces, podemos utilizar toda esa energía que estaba bloqueada, mirando hacia afuera, es decir, responsabilizando a los demás, podemos utilizar esta energía para nuestro propósito, para aquello que hemos venido a manifestar en esta encarnación, podemos acercarnos y manifestar nuestra mejor versión y ofrecerla al mundo.

Si por el contrario, pensamos que la realidad que se presenta ante nosotros, no nos corresponde, que ahí afuera está la maldad, y yo no tengo nada que ver ni nada que hacer, entonces, me estoy dejando manipular por los “péndulos” y así será. Utilizo el rol de “victima” para no tomar mi responsabilidad.

 

Transurfing y el espejo

En Transurfing se dice que: Si crees que estás a merced de las circunstancias y eres incapaz de cambiarlas, es una ilusión; una ilusión que se puede destruir si lo deseas. Nos movemos en un circuito cerrado: observamos la realidad, expresamos una actitud, y el espejo fija los contenidos de esa actitud en la realidad. El principio para controlar la realidad es que tú debes invertir el circuito: primero obsérvate a ti mismo y solo después de eso, mira el espejo.

En vez de ser crítico con lo que veía en el espejo, ahora le vuelvo la espalda y comienzo a formar en mi mente la imagen que me gustaría ver. Desde ahí puedo salir del laberinto. El mundo se detiene y empieza a moverse como yo lo estoy proyectando. Cuando tú tomas el control de tu actitud hacia la realidad, la “intención externa” (la magia de la vida), comienza a funcionar y para ella, todo es posible.

Lo único que tienes que hacer es transferir tu atención a la imagen que tú quieres, en lugar de al reflejo que estás viendo. No pienses en lo que no quieres o tratas de evitar, en cambio piensa en lo que quieres, y recuerda, no hay nada que tú no puedas ser, hacer, o tener!.

Tú mismo con tu actitud, coloreas tu mundo con tonos brillantes o negros. Si la mayoría de tus pensamientos están relacionados con experiencias negativas, la vida empeorará. Y viceversa.

Deja que el tiempo sea horrible, pero si tú estás “cantando bajo la lluvia” y “chapoteas por los charcos” felizmente, la capa de tu mundo se llenará de alegría.

Igualmente, el cielo y el infierno, no existen en alguna parte en otras dimensiones, sino aquí en la Tierra. Existen colapsos, accidentes, desastres naturales… y pueden convertirse en parte de tu realidad si dejas que las noticias afecten tu actitud. Intencionadamente fija tu atención en lo que tú quieres ver en tu mundo y así se manifestará. El mal no se irá de la realidad, desaparecerá de tu capa.

Desde ese lugar vas a ser mucho más productivo para el cambio, y manifestarás la realidad que resuene con el despertar de la consciencia. Despertar no es conocer los acontecimientos, sino, influenciar sobre ellos de manera consciente.

 

Dyne Wyer dijo: “Cambia tu manera de ver el mundo, y el mundo cambiará”.

Cualquier pensamiento que tú envíes al mundo volverá a ti como un bumerang. ¿Qué sucede cuando odias algo? Uno refuerza este sentimiento con la intención inconsciente y creamos “potenciales excesivos” (rabia, comparación, sufrimiento, culpa…) y el espejo nos lo devolverá. El espejo del mundo materializa los pensamientos y también eres reflejado en el espejo de acuerdo con tu actitud hacia ti mismo.

No pienses en lo que no quieres, enfócate en lo que quieres obtener.

Si cuidas de no emitir pensamientos y sentimientos negativos al espejo del mundo, inevitablemente obtendrás una respuesta similar de la dirección más inesperada. Y recuerda que el amor también es un boomerang.

Basado en las enseñanzas de Transurfing. Vadim Zeland.

No hay comentarios

Escribir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by
X

Si continuas navegando por mi sitio web o haces clic en el bontón de aceptar, significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar